Descubre las 5 diferencias entre el leasing y renting

Descubre las 5 diferencias entre el leasing y renting

Existen diversos tipos de financiamiento para emprendedores como el leasing y renting. Cuando los empresarios escuchan estos términos suelen pensar inmediatamente en los autos, por lo que a menudo se confunden entre sí. Sin embargo, estas dos formas de financiación son diferentes, sobre todo desde el punto de vista contable.

¿Te gustaría saber la diferencia entre el leasing y renting? En el siguiente artículo, despejamos todas tus dudas sobre estos tipos de financiamiento y en qué se diferencian. ¡Sigue leyendo para saber más!

¿Qué es leasing?

El leasing financiero es una forma alternativa de financiación por la que una empresa de arrendamiento (“Arrendador”) autorizada compra un activo en nombre de su cliente (“Arrendatario”) a cambio de una serie de pagos acordados contractualmente que suelen incluir un elemento de interés.

El arrendador mantiene la propiedad del activo, mientras que el arrendatario disfruta de emplearlo durante la duración del contrato de leasing, que suele ir acompañado de una opción de compra del activo en una cláusula final. El arrendatario asume todos los costos y riesgos asociados al uso del activo arrendado.

La elección de un servicio de leasing financiero evitará una gran inversión en un momento dado. Al prolongar el pago a lo largo de la vida del activo, podrá compensar el costo del equipo con el rendimiento de esa inversión. Además, el pago de mensualidades fijas ayuda a equilibrar las cuentas por pagar previstas, facilitando los acuerdos de capital.

Te puede interesar: Descubre 6 soluciones financieras para comercios

¿Qué es el renting?

El renting financiero es cuando tu empresa alquila un activo, como un auto, a la empresa de leasing con un plazo, un número de kilómetros y un precio predefinido. En este caso, la empresa de leasing es la propietaria legal y económica, lo que significa que el arrendador (la empresa de leasing) sigue siendo el propietario del activo.

Por tanto, el activo no figura en el balance de la empresa. En consecuencia, el coeficiente de endeudamiento sigue siendo el mismo y las facturas mensuales se clasifican como gastos. Al finalizar el contrato, no suele haber una opción de compra.

¿Cuál es la diferencia entre un leasing y un renting?

Tanto el leasing financiero como el renting son un tipo de financiación a medio y largo plazo mediante el arrendamiento de activos. A continuación, te presentamos las principales diferencias entre un leasing y renting.

1. Duración

Los acuerdos de renting no tienen un periodo o plazo determinado y, como tales, no requieren necesariamente que se celebre un contrato. Mientras que los acuerdos de leasing suelen ser contratos y tienen plazos y duración establecidos.

2. Cambios en los pagos de arrendamiento

Los pagos del renting pueden variar de un mes a otro. Sin embargo, las cuotas del leasing se fijan para toda la duración del contrato y suelen decidirse al principio del periodo del arrendamiento.

3. Términos en los acuerdos

Cualquiera de las partes de un acuerdo de renting puede cambiar los términos, al final de cada mes, en la mayoría de los casos de activos. A diferencia del renting, en el leasing ninguna de las partes puede cambiar los términos del acuerdo durante el periodo de arrendamiento, ya que los términos del mismo se fijan en el momento de su celebración.

4. Acuerdo a largo plazo

El renting suele utilizarse en los casos en los que se necesita un activo para una duración corta y la firma de un contrato a largo plazo es inviable desde el punto de vista financiero y no es necesaria.

En el supuesto que una empresa necesita un activo durante un periodo más largo (por ejemplo, de 10 a 30 años) y está dispuesta a asumir el compromiso financiero. En ese caso, es aconsejable firmar un contrato de duración determinada y más larga. Esto también ayuda en el proceso de presupuestación.

5. Opción de compra

Al final de un acuerdo de renting, la persona que alquila un bien tiene que devolverlo a su propietario. Sin embargo, al final de un acuerdo de leasing, el arrendatario tiene la opción de prorrogar el arrendamiento, devolver el activo o comprarlo por su valor de conservación.

Los beneficios del leasing y renting radican en que puedes utilizar tus propios fondos para otros fines, ya que liberas recursos al no tener que financiar la compra de un activo. De este modo, tienes la oportunidad de invertir en otros bienes.

Ahora que ya sabes qué es el leasing y renting, podrás elegir el tipo de financiamiento que mejor se adapte a tus necesidades y requerimientos. Recuerda que con un acuerdo de leasing y renting puedes dejar de preocuparte por la administración relacionada a la compra, incluido el pago de los anticipos. ¡Esperamos que esta información te haya parecido interesante!

¿Necesitas financiamiento para tu negocio? En Chapacash estamos con todos los emprendedores del Perú. Recuerda que tus sueños son nuestros proyectos. Si deseas mayor información sobre los servicios que ofrecemos, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto.

ChapaCash es una Fintech peruana que brinda soluciones de crédito a todos los emprendedores del Perú. Aplicamos arquitecturas tecnológicas en todos nuestros procesos, elevando la experiencia financiera de nuestros clientes por medio de plataformas digitales que agilizan las soluciones de financiamiento y atención oportuna.